Se sumaron 250 nuevas camas de Terapia Intensiva

ACTUALIDAD 20 de abril de 2021 Por El Sol Noticias
El Gobierno bonaerense busca evitar el colapso ante el imparable avance de la segunda ola de coronavirus. De este modo, desde el comienzo de la pandemia, alcanza un incremento del 275 % en la capacidad de las UTI
Camas200421-1-696x465

Frente al explosivo aumento de casos de COVID-19 en el Área Metropolitana, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires decidió sumar 250 nuevas camas de terapia intensiva y 1.565 trabajadores/as hasta el mes que viene inclusive.

Como se sabe, la escalada de infecciones se traduce a corto plazo en un incremento de las internaciones, por eso, frente a la acelerada velocidad de los contagios que trae la segunda ola, estas medidas buscan evitar el colapso sanitario.

La ocupación actual en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) es del 72 % en el AMBA y del 64 % en el total de la Provincia.

En este momento, en territorio bonaerense se cuenta con 1.570 camas libres y 814 corresponden al Área Metropolitana.

Cabe aclarar que el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires es el único que cuenta con un tablero integrado de ocupación de camas UTI, es decir, con información en tiempo real del nivel de ocupación, tanto en el subsector público como privado.

Con esta nueva ampliación, el sistema público de salud pasó de 883 camas públicas en la previa a la pandemia (diciembre de 2019) a 2.433 para mediados de mayo de este año, es decir, un incremento del 275 % en la capacidad de atención de casos graves.

Si a esto se suman las 2.206 camas de Terapia Intensiva del subsector privado de la salud, el total de plazas de UTI en la Provincia alcanzará las 4.639 en total.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación se planteó la imperiosa necesidad de contar con la información sistematizada de la cantidad de camas disponibles en toda el AMBA, también de las correspondientes a la Ciudad, dado que por cercanía comparten situaciones epidemiológicas similares y que conocer el estado de ocupación resulta clave para que el sistema de derivaciones sea ágil y eficiente, sin poner en riesgo la vida de las personas que se enferman.

Al inicio de la pandemia, cuando en los hospitales públicos bonaerenses (provinciales y municipales) había un total de 883 camas de UTI, el gobierno de Axel Kicillof decidió sumar 1.300 plazas.

Ahora incorpora otras 250 y se encuentra en la búsqueda de mayor cantidad de recursos humanos para poder sumar, a lo largo de este año, otras 400 plazas.

Te puede interesar